Sábado dos de mayo de 2020, comienza un tímido desconfinamiento

Durante el mes de abril esta primavera, casi más norteña que manchega, nos ha visitado en el patio de casa, lugar cerrado y ameno; desde hoy luce en todo su esplendor.

Locus amoenus / locus clausus
Ver la publicación en GARDER LES YEUX OUVERTS − CHRONIQUE D’UN CONFINEMENT elaborado por la Agence Vu.
Y en exit-express, en el día 39 de confinamiento del cuaderno de bitácora de Rosa Olivares.

Domingo cinco de abril de 2020, vigesimoquinto día de confinamiento

(Publicado en La Nueva Crónica de León, por Fulgencio Fernández, el 8 de abril de 2020.
 Y ver artículo de Juan María Rodríguez, director del programa Full Frame.)

Si las imágenes y las historias de Alma tierra arrancan de aquellos dos versos de Leopardi que le dan título, "Ojalá con vosotros yo yaciese / y mi sangre regara esta alma tierra", de nuevo acudo hoy al poeta italiano:

"[...] y en lo eterno pienso
y en la edad que ya ha muerto y la presente 
y viva, y en su voz. Así, entre esta 
inmensidad mi pensamiento anega:
y naufragar en este mar me es dulce."

Al fin y al cabo, "Las historias son un resto que ha dejado el paisaje", como ha escrito otro italiano, Erri de Luca.

Tierra de Molina. Los pairones, a modo de menhires cristianizados, se sitúan al borde de los caminos para honrar las almas de los difuntos
Desde que comenzó este confinamiento no he dejado de hacerme una pregunta: ¿qué pensarán de estos días aciagos las gentes de Alma tierra?, que en muchos casos llevan viviendo en un confinamiento involuntario desde hace mucho tiempo.

¿Qué pensará Dolores, esa mujer de las Tierras Altas de Soria que un día me dijo: "Para mi madre no hubo Dios, ahora sí lo hay, pero para ella no lo hubo." ¿Pensará que sigue habiendo Dios o que de nuevo nos ha abandonado?


 ¿Y Matías, último habitante de una aldea de los confines de la Tierra de Molina? ¿Considerará todo esto digno de salir en el "Yortáin", como un día lo sacaron a él como si fuera el último mohicano?

 

  ¿Y Antonia, en su lejana aldea del Maestrazgo, confinada y sóla desde hace años por propia voluntad, porque, como le gusta decir: "Aquí todo me habla"? ¿Qué le dirán en estos días sus objetos, sus recuerdos?


 ¿Seguirá Inés haciendo el pan en su casa de Aliste? ¿Será consciente del sentido que cobran ahora aquellas palabras del provenzal Jean Giono, que decía que hacer el pan en casa era uno de esos gestos antiguos que tánto bien hacían al mundo, un gesto pequeño y a la vez revolucionario, "un gesto capaz de destruir todos los gobiernos del mundo"?